Carlos Fara es consultor político con años de trayectoria. Ha trabajado en más de 100 campañas políticas y dice que su efectividad alcanza el 80%, un número para nada despreciable. Habló mano a mano con ExpedientePolítico sobre la elección del próximo 22 de octubre y qué pasará con Cambiemos, Sergio Massa y la interna del peronismo a partir del día después.

– ¿Cómo ves el escenario a pocos días de las elecciones? ¿Es seguro el triunfo de Cambiemos en la Provincia como pronostican la mayoría de las encuestas?

Creo que el triunfo es lo más probable. Y habrá una diferencia de más o menos 4 o 5 puntos. A esta altura del partido, con lo frio que está el clima electoral en la sociedad, no veo que haya ningún cambio de acá al domingo 22.

– Si bien las PASO fueron muy parejas, ¿cómo se explica esta diferencia que sacaría el gobierno en apenas dos meses?

Pienso que hay dos fuentes: por un lado habrá votos de Massa que se trasladarán a Cambiemos por la polarización. Por el otro, habrá un incremento de la participación electoral y eso beneficiará a Cambiemos.

– ¿Ve al oficialismo superando el 40% a nivel nacional?

Creo que es razonable que pueda alcanzar ese número a nivel nacional.

– Yendo un poco a lo que pasará después del 22, ¿cómo imagina la relación Cristina – peronismo no kirchnerista?

Veo una relación muy compleja porque, si se cumplen los pronósticos, Cristina va a sacar un porcentaje importante pero no garantizaría un triunfo en la Provincia y el peronismo no kirchnerista va a querer tomar mucha distancia de ella. Van a jugar un aislamiento de la ex presidenta para que este espacio que surja sea mayoría y se posicione como una opción renovada de cara a 2019.

– ¿Cree que el peronismo no kirchnerista tiene tiempo para generar un candidato competitivo para el 2019?

Tiempo tiene, ya que habrá 20 meses entre el 23 de octubre y las PASO del 2019. Ahora que ese proceso termine de consolidar la masa de votos peronistas, incluidos los de Cristina, será más difícil porque dependerá de que alguien presente una candidatura competitiva. Los gobernadores no tienen muchas opciones, salvo Massa y Urtubey.

– ¿Cómo imagina el futuro de Massa sin banca en Diputados y con un bloque menor al de ahora?

La situación de Massa es compleja, pero tiene dos ventajas pese a que dependerá de no diluirse mucho dentro de este escenario tan polarizado. En primer lugar es que es la opción no kirchnerista más apreciada por los gobernadores en Buenos Aires. Le van a reconocer un caudal político ya que ellos necesitan tener un interlocutor en la Provincia con caudal propio. En segundo lugar, Massa es hábil para las negociaciones y hará rendir bien las fichas que le quedarán.

– Además de Urtubey, ¿imagina algún otro gobernador en ascenso en los próximos dos años?

Me parece difícil porque los que tienen más historia como Verna o Infrán no tiene perfil para un electorado nacional. Uñac de San Juan se está reafirmando en su liderazgo en su distrito pero todavía no lo veo como competitivo. Quizás podría ser un compañero de fórmula.

– ¿Coincide con los analistas que aseguran que si Cambiemos gana el 22 de octubre tiene muchas posibilidades de ganar en el 2019?

Sí, creo que el Gobierno tiene buenos argumentos políticos para pensar en un ciclo de ocho años y no en uno de cuatro.