El móvil de América se instaló en la casa de Sergio Massa para hablar del anuncio de Cristina Fernández de Kirchner y la candidatura de Alberto Fernández. El líder del Frente Renovador confirmó que quiere ser presidente, que el actual gobierno “fracasó” y que hay que rediscutir el acuerdo con el FMI. Sin embargo, en el final de la entrevista con Mauro Viale se dio un curioso ida y vuelta.

“A ver si alguna vez nos invita a comer un asado”, insinuó Mauro Viale. Massa, no se achicó. Al contrario. “Tengo un quincho no es muy grande porque lo hice yo con cariño porque me gusta hacer asados. El día que se anime hacemos el programa desde el quincho”, propuso el político.

“Tiene que hablarlo más arriba. Yo no decido nada”, fue la irónica respuesta, con una sonrisa a flor de labios, de Viale.

Por la parrilla de Massa ya pasaron varias caras conocidas, como la del suizo Roger Federer. También allí se encontró con los Moyano y Ritondo.