El último café y en busca del acuerdo menos malo para Massa

El líder del FR aspira a quedar como un factor para la victoria y no como claudicante. Detalles de lo que pide.

Sergio Massa también utiliza las analogías futboleras para sumar optimismo. Al cortar el simpático cruce televisivo que tuvo en C5N con Alberto le recordó que Tigre tuvo un campeonato pese al descenso y lo comparó con un Argentinos JR que no pudo con Boca (Macri).

La insinuación fue dejada de lado con elegancia por parte del candidato de Cristina, ya que ellos quieren que se defina. Como dijo Agustín Rossi el kirchnerismo es explícito en sus deseos de acordar. Tenerlo a Massa adentro ya no se sabe cuántos votos más podría aportar pero guarda una simbología envolvente dentro del universo peronista para inyectar un clima triunfal.

El tigrense quiere aparecer fortalecido en medio de su debilidad reinante. Siempre ha sido escurridizo en términos políticos, con amagues mejores inclusive que el de su cuñado Martín Galmarini.

 

“Pide demasiado”, señalan en el Instituto Patria. ¿Qué pide? Un PASO contra Alberto, ya que sería una forma de aterrizaje “naturalizado” ante quienes despotricaba hace muy poco tiempo atrás.

El reclamo fundamental es que les despejen Tigre de competidores, como el actual intendente Julio Zamora, y así allanarle el camino a Malena, que canta pista libre.

A la vez, como sabe que perdería las PASO, quiere garantizarse una cuota de poder, y ese ser el titular de la Cámara de Diputados, y quedar tercero en la línea sucesoria. Por ende , de cerrarse el acuerdo, iría de primer candidato a diputado en la provincia.

Se habla también de pedir por el manejo de tres cajas del estado como la Anses, Bapro y PAMI. Comprar futuro en medio del naufragio de su espacio lo vuelve a poner a prueba como esgrimista de la política.