Cuando fue trasladado de Ezeiza a la dependencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, esperando su declaración en Comodoro Py, el detenido y ex prófugo en Belice lazó su grito guerrero: “Viva Perón”. Falto el “carajo”. Las redes exploraron su sentimiento antiperonista.