El caso conmocionó a toda la comunidad hospitalaria de Pilar. Una partera del Hospital Materno Infantil Comodoro Hugo Meisner fue detenida acusada de participar en una venta de bebés. El caso fue investigado por más de nueve meses por el área de investigaciones de la Policía Federal Argentina que logró impedir que la operación concluyera con éxito.

La partera -que se desempeñaba en la guardia de los días miércoles- se encuentra actualmente detenida en el complejo 4 del penal federal de Ezeiza. La Justicia pidió el resguardo de integridad, una medida cautelar para evitar que la detenida fuera agredida por otras presas.

Hay riesgo de que esta interna pueda ser atacada intramuros ya que es la única detenida de una red que se presume mucho más grande y mafiosa”, confesaron las fuentes penitenciarias.

Tras varios meses de seguimientos y tareas complementarias de inteligencia, la policía se dispuso a dar el golpe final. Se realizaron allanamientos en distintos puntos del Conurbano bonaerense, en la Capital Federal (calle Perdernera al 2800) y en la Provincia de Salta. Finalmente  fueron detenidas la partera y la “abuela apropiadora”, quien tenía bajo su cargo el bebé que había sido sustraído del hospital de Derqui. El caso fue revelado por el periodista Facundo Pastor en el noticiero de América TV.

La apropiadora, quien habría negociado la compra del bebé con la partera detenida, es una argentina que reside en Estados Unidos. 

El niño fue encontrado en la provincia de Salta luego de una extensa tarea de inteligencia que incluyó escuchas telefónicas. Los investigadores lograron determinar fallas muy severas en los controles de acceso y egreso de las madres parturientas y los recién nacidos del Hospital Meisner.

En este caso se detectó que la progenitora ingresó al establecimiento con documentos falsos para poder registrar al bebé con otra identidad. “La madre biológica entró y fue registrada con el apellido de la apropiadora, también salió sin que esto fuera advertido por el personal de seguridad”, contaron fuentes municipales.

El delito investigado es el de apropiación de menores en concurso real con supresión de identidad (delito federal) y falsedad ideológica (por los certificados que debiera haber emitido el hospital).

El caso no sería el único que la justicia federal está investigando. En el juzgado de Campana, a cargo de Adrián González Charvay, se aguarda el resultado de varias tareas investigativas para saber si detrás del caso hay una red criminal en Pilar que se dedicaba a vender bebés recién nacidos.