Espinoza contraataca y denuncia a su ex secretaria por lavado y espionaje

El intendente de La Matanza apuntó contra Melody Rakauskas, la mujer que lo denunció por abuso sexual.

La Municipalidad de La Matanza denunció en la justicia federal a Melody Rakauskas, la mujer que denunció el intendente, por lavado de dinero e espionaje ilegal, según reveló el periodista Rodrigo Alegre.

La denuncia, que recayó en el juzgado de Sebastián Casanello, “remite a las pruebas encontradas en la computadora de Rakauskas en la que había más de 18 mil archivos de la oficina privada del intendente y a los gastos que representaron los viajes y el estilo de vida que muestra en sus redes sociales desde 2021 hasta la actualidad”, según informó el Municipio a través de un comunicado.

Sobre el supuesto espionaje, la denuncia agrega: “Rakauskas ingresó al e-mail de la secretaría privada de la municipalidad, secretariaprivadamatanza@gmail.com, y sustrajo y/o guardó en su computadora indebidamente y sin autorización -o en algún otro dispositivo de almacenamiento, para luego pasar a su laptop- un total de 18668 correos electrónicos, junto a sus metadatos, en formato “mbox”, y los reservó en una carpeta titulada “resguardo de Correos”, de su computadora marca Apple. Además, la denunciada había guardado en su computadora personal cuarenta y dos (42) capturas de pantalla en una carpeta titulada ‘capturas de la agenda de la Privada`”.

Melody es la mujer que había denunciado al intendente Fernando Espinoza por abuso sexual. Espinoza fue procesado y ahora el caso llegó a la Cámara del Crimen, que debe decidir si ratifica ese fallo.

Este lunes, casualmente, el fiscal general de la Cámara, Mauricio Viera, pidió que el tribunal confirme el procesamiento. Dijo que los dichos de la víctima y los elementos que hay en el expediente alcanzan para confirmar el procesamiento y que el expediente pase a la etapa de juicio oral.

En paralelo, la joven que trabajó por unos días en la Municipalidad salió a contar que el año pasado sufrió una suerte de atentado, cuando la quisieron chocar en plena ciudad de Buenos Aires. “Era una camioneta de un empleado del Servicio Penitenciario, me impactó tres veces”, contó en LN+.