Tal como adelantó Expediente Político, Tomás Insausti, el máximo responsable de la Administración Nacional de Aviacion Civil (ANAC), habría estado alcoholizado al momento de destrozar un avión del organismo, cuando despegaba desde el aeródromo de Carmen de Areco.

Insausti había volado solo hasta Carmen de Areco para comer un asado con los bomberos del lugar a quienes había entregado certificaciones oficiales.

Durante el asado los testigos aseguran que se pasó de copas y aunque muchos le sugirieron que no volara en esas condiciones, no hizo caso y se puso al mando del avión para volver a Buenos Aires. El tema, adelantado por este sitio, fue abordado por otros medios.

Lo curioso es que el incidente que tiene como responsable y principal protagonista a un funcionario del estado, intentó ser tapado.

Testigos aseguran que el mismo Insausti amenazó a los que presenciaron el incidente con tomar medidas contra aquellos que difundieran las imágenes de video y fotos. Al mismo tiempo, Insausti se pasó todo el fin de semana haciendo llamados para tratar de tapar el caso.

Lo más llamativo es el escueto informe de la junta de investigación de accidentes, dónde solo figuran generalidades de lo sucedido. El documento está catalogado como INFORME BÁSICO.

Sin embargo, hay otra investigación paralela si puede complicar a Insausti, porque apunta el estado de ebriedad en el que se encontraba en el momento del impacto, cosa que a toda costa se intenta tapar.