Fabiola como aquella insoportable levedad, en seis capítulos

Es uno de los misterios de la semana ¿Hay una serie por salir? ¿Habrá Segunda Temporada? La gente ya busca la aplicación con el morbo de espiar la escandalosa Fiesta de Olivos.

Los especialistas en series, la “nueva literatura del siglo XXI “, creen que una buena ficción debe tener una duración de 40 minutos y evitar temporadas largas. A la vez, las historias deben eludir entramados de muchos personajes, para no terminar como Game of Thrones, donde se simplifica con la frase: “te acordás de la rubia de los Dragones”.

Como dijo en una charla con estudiantes de periodismo el guionista y realizador Alejandro Borensztein: “Si yo no le cuento a la audiencia en los primeros dos minutos de qué va esto o por qué se tiene que quedar, no se queda”.

En este sentido , ¿qué se puede esperar de Fabiola, La Verdad?. Su evanescente figura de Primera Dama de Alberto compitió cuerpo a cuerpo por el final intrascendente del ex presidente, que de medir más de 80 % de imagen positiva al comienzo de la pandemia terminó auto exiliado en Madrid y con todos sus compañeros señalándolo como un fracaso.

Ahora,  dicen que él volvió y ella se quedó de tapas en el país ibérico. A la vez, los chusmas agregan que Fabiola diría todo lo que se calló. La novedad es esta: tenía cosas importantes para decir y nunca lo supimos.

Imaginemos la serie. Primera imagen: Dylan ladra mientras Alberto ensaya por vigésima vez la canción de su amigo Lito. La Balsa suena de fondo, la protagonista chatea con amigues, enviando una invitación especial para el fiestón de Olivos.

Seis capítulos parecen mucho. ¿ Existirá la serie-Docu? Otras malas lenguas señalan que en realidad la ex de Alberto está avisando que si no le cumplen encenderá el ventilador.  La distancia entre ambos se generó después de la frase “entreguista” de Alberto sobre ” mi querida Fabiola convocó a una reunión que no debió haberse hecho”.

Peronistas distraídos en otras agendas postulan echar a Alberto del peronismo. En realidad, como bien lo recuerda un nostálgico, “el peronismo no echa a nadie, sino que espera que se vayan solos y un día, si se los necesita, regresen”.

Mientras tanto, busquen pochoclo que Fabiola parece que tiene algo importante para decir….

Horacio Caride