En su programa de radio, que se transformó en una referencia del mundo anti K, Gustavo Sylvestre tuvo un encendido editorial luego de las elecciones. Aunque se concentró en disparar contra el Gobierno y su política económica, reservó un capítulo contra sus colegas.

“Más del 90 del periodismo argentino acompañó el relato mentiroso de este gobierno”, dijo. Y agregó: “Nunca desde 1983 a la fecha se dio tanta complacencia en el periodismo argentino”.