Intendentes peronistas protestan, por lo bajo, ante el “VAR” de Cristina

Resisten la asunción de Máximo K como titular del partido en la provincia.

El VAR, ese mecanismo polémico del fútbol para dirimir conflictos, también tiene un filial en el Instituto Patria. Dentro del peronismo comentan que el árbitro es Alberto,  envuelto por la investidura máxima autoridad nacional, pero el VAR lo maneja Cristina.

Varias jugadas polémicas, y hasta otras que no requerían revisión, fueron motivo de acciones de la vice que pusieron blanco sobre negro el verdadero poder detrás del poder, en un formato verdaderamente novedoso para el sistema político local.

Ahora, está la tensión puesta en el apoderamiento del PJ bonaerense por parte del sector Kirchnerista. Al hijo dilecto le son esquivas las encuestas pero tiene una mano firme para hacer valer su apellido.

La forma de resistencia, que encuentran los barones del Conurbano, es retrasar todo lo que se pueda la fecha de debate de asunción de las nuevas autoridades partidarias.

Kicillof había dicho que el tema están consensuado para que Máximo quedara coronado. Sin embargo, fueron expresiones de puro compromiso de un asunto que le quema en las manos y que quisiera prescindir.

El líder de La Cámpora deberá esperar a fines de marzo una definición. Fernando Gray es la cara visible de los intendentes díscolos. Se tratará de paciencia y una cuestión de tiempo para el kirchnerismo, que quiere esa manija para meter propios candidatos en las listas.

Desde la orilla de Juntos por el Cambio, entienden que el resultado es cantado y prefieren no entretenerse con una interna ajena. “Al final de cuentas estarán unidos, como siempre, para disputar la provincia”, dicen.