Se la vio en el Paseo Alcorta con varias bolsas en la mano. Los visitantes al espacio de compras la miraron con ojos de curiosidad. ¿Seguirá con Scioli? ¿Le habría pasado algo similar a lo de Gisela Berger?

Karina siempre simpática, no perdió la sonrisa, pero prefirió un escape raudo por las escaleras mecánicas rumbo al estacionamiento.

La gloriosa Karina tendría muchas cosas para contar, sobre todo porque fingió una relación que ya estaba rota en la campaña de 2015.