La tensión fue irrespirable. Mientras la gobernadora hablaba de seguir el rumbo y reclamaba a los vecinos que apoyen al gobierno, el intendente Gabriel Katopodis ponía cara de poco amigos y meneaba la cabeza en desaprobación.

La inauguración del Metrobus en San Matin dividió las aguas previo a las PASO.