Giselle Robles, la ex abogada de Leonardo Fariña, fue citada a declarar como testigo por el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla luego de presentar un escrito donde denunció que se habría manipulado la declaración de Fariña en la ruta del dinero K. En ese escrito, que hasta ahora no se filtró en los medios, habló de un supuesto intento de robo en su contra.

Sin embargo, Ramos Padilla no hizo lugar al pedido de la abogada para ser querellante. Es decir, no la considera víctima de los hechos investigados.

En la lista de querellantes sí están Roberto Baratta, varios abogados que defienden a ex funcionarios kirchneristas y hasta el ex dirigente Roberto Porcaro, muy cercano a Néstor Kirchner.