Julián Weich vuelve a un desafío personal en la tele tras decir, en varios reportajes, que no le interesaba la vuelta como estaban los contenidos televisivos.

Es cierto que irá a una señal de cable y a una experiencia inédita. Alguien que hizo su perfil del entretenimiento ahora se pondrá en traje de conductor de noticias. A su manera, buscando seguir sacando una sonrisa.

Donde no ríen es en La Nación +. Las mediciones son muy malas, por abajo del promedio general de las demás señales de noticias (0.1%, es lo que mide en la mayoría de los segmentos).

Quienes zafan, en ese contexto, por la importancia de sus opiniones en el círcuo rojo son Carlos Pagni y el muy solvente programa Terapia de Noticias, con Diego Sehinkman.

Weich volverá a la tele tras tres años de no hacer nada en ese rubro. El ex Agujerito sin Fin que repite “el minuto a minuto mató a la televisión” deberá meterse en el barro.

El otro cambio, más el estilo de una necesidad de programas con linea editorial para la campaña, lo va a liderar los miércoles, Willy Kohan. Somos Nosotros, un ciclo que irá los miércoles las 22 con la conducción de Willy y la participación de Beto Valdez, Florencia Donovan y Carlos Reymundo Roberts.

“El programa está pensado para discutir el rumbo de la economía y política argentina, con análisis crítico de la actualidad y debate sobre el futuro del país”, dice la promoción.

El éxodo de periodistas que habían sido instructores de la inexperiencia de la redacción en materia televisiva, como Juan Miceli, explica el momento critico de la señal, que tampoco pudo monetizar la pantalla como planificaron los responsables del lanzamiento. De hecho, también terminara su ciclo María O´Donnell.

Antes de este relanzamiento con la figura de Weich, se debatió dentro del diario si finalizaba la aventura.

Una aventura parecida a la de Perfil con su menos pretensioso Net TV, que se alimenta con productos netamente de entretenimientos tercerizados por una productora. Pero cabe recordar que el momento de salida de ese canal fue apurado ante la aparición de La Nación +.

Ahora, Fontevecchia congeló la salida de la radio propia. El espejo de La Nación+ le sirvió par sacar aprendizajes sobre la dificultad de la convergencia forzada sin tener una pericia de la particularidades de cada medio y su respectivo negocio.