La rebelión de las chicas de la Selección por el fútbol ofensivo

Conflicto en el seleccionado femenino: cuatro de sus figuras borradas para Lima 2019 quieren la cabeza del entrenador.

Luego del buen paso del seleccionado femenino de fútbol en el Mundial de Francia, llegó el caos. Las marcadas diferencias entre algunas jugadores y el cuerpo técnico hicieron ebullición y estalló el escándalo cuando el entrenador Carlos Borello presentó la lista para los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

El conflicto principal trata sobre el planteo de juego de la Selección. Las chicas ya le habían manifestado al DT en varias ocasiones que debían ser más ofensivos. El entrenador, por su parte, siempre prefirió “defendernos para no comernos 10 goles”. Las abanderadas del reclamo, claro, fueron desafectadas. Las borradas son la capitana Banini, Bravo, Bonsegundo y Potassa, cuatro de las figuras.

Fue, dicen, un pase de factura. “No estamos afuera por un tema futbolístico. Somos un grano para el entrenador”, dijo Bravo, una de las que fue separada del plantel. Desde el cuerpo técnico, por ahora, no hay comunicado oficial. ¿Qué dirá el Chiqui Tapia?