No fue gratuita la renuncia del Procurador Esteban Righi, empujado por las graves denuncias del Vice presidente Amado Boudou. Se abrió un fuerte debate interno sobre los frentes abiertos por Boudou, más teniendo en cuenta que Righi siempre fue considerado un “leal” al proyecto. Setentista, funcionario eregido por Perón para ser el ministro de interior del Tío Cámpora; la paradoja de la historia hace que ahora termine expulsado del poder por un ex liberal convertido al kirchnerismo. La gran pregunta de estas horas es: ¿Avaló la presidenta ciento por ciento la enbestida de su vice contra un funcionario judicial que hizo diversos favores a los K?. El principal favor fue pisar la causa de supuesto enriquecimiento de Néstor K, cerrada abruptamente después de haberle recortado facultades al ex fiscal de investigaciones, Manuel Garrido. Su ex eposa e hijos, a través de su estudio jurídico asesoraron a diversos funcionarios K, como a Guillermo Moreno acusado de manipular números del Indec. La embestida de Boudou lo sorprendió a Righi en el exterior. Anticipó su regreso de Nueva York enterado del ataque del vice, y decidió renunciar en forma indeclinable. Dicen fuentes cercanas al ex Porcurador que ya tenía decidido irse de la función pública pero que estaba esperando acreditar la antiguedad para acceder a la jubilación de privilegio. La movida de Boudou precipitó todo. Carta Abierta junto con otros sectores progres respaldaron a Righi. Todos esperan señales más claras de la presidenta.