Siempre ha sido un referente festivo en el bunker de Costa Salguero. El Mago sin dientes fue el último en abandonar el predio. Como un payaso triste se quedó meditando al derrota. Las redes lo reflejaron…