Circuló la noticia de que Tomás Insausti, el titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), había protagonizado un incidente aéreo, piloteando un avión que pertenece al organismo. La verdad de lo que pasó es muy diferente a lo que se informó oficialmente.

La noticia llegó a todas las redacción y como es costumbre en estos casos, se generó un alerta. Inmediatamente, personas cercanas a Insausti se ocuparon de bajarle el tono. Aseguraban que sólo había sido un problema en el despegue, pero que no había pasado “absolutamente nada”.

ExpedientePolítico pudo confirmar que hubo una clara intención de ocultar lo que pasó.

Efectivamente, Insausti no sufrió heridas en el incidente, pero el avión en el que se accidentó, no volverá a volar debido a que el impacto produjo graves daños en la nave.

El siniestro se produjo en San Antonio de Areco, hasta donde Insausti, que viene sufriendo resistencias internas desde que llegó al cargo, se había trasladado para entregar certificaciones a bomberos aeroportuarios.

Los anfitriones le ofrecieron un asado y luego se subió al mando del avión para volver a casa.

No es la primera vez que Insausti protagoniza hechos que generan polémica. La gente del ambiente de la aviación sabe que es habitual que el titular de la ANAC use los aviones del organismo para cuestiones particulares, aún sin tener la experiencia para volar ese tipo de aeronaves.

Insausti está imputado por la justicia penal, a partir de la denuncia del secretario general de APLA, Pablo Biró, por haber utilizado un avión oficial para sumar horas de vuelo en su formación como piloto.