Estaba esperando esto desde 2013“, repitió varias veces Federico Elaskar cuando se iba por las ramas. El ex dueño de La Rosadita tuvo su día D en el juicio por la ruta del dinero. Verborrágico y con rasgos televisivos, el financista contó “su verdad” sobre el escándalo que él mismo impulsó cuando decidió hablar con PPT.

La declaración tuvo varios momentos tensos, que motivaron la queja de los abogados. “Me hostigaron, usted sabe que es asi, espero que se pudra en la cárcel“, le dijo a Pérez Gadín, uno de los que lo habría presionado de parte de Báez para vender SGI. Y recordó que su pareja perdió un embarazo por la crisis que generó esa interna.

“Apretaban en nombre de Lázaro Báez y uno se asustaba, tenía 25 años. Me encantaría volver la historia atrás”, admitió.

En otro tramo, volvió contra el contador de Báez, que en medio de las negociaciones le habria dicho: “Mis clientes son peores que colombianos, pibe”.

Durante su extensa declaración, Elaskar dejó frases llamativas como “vale más una agenda que 1 millón de dólares” o “tuve 45 autos, no tiene nada de malo, la plata vino bien”.

El financista recordó cómo llegó a hablar con Luis Barrionuevo, al que criticó como parte de una “operación”. “Me operaron y entré como un caballo“, dijo con una sonrisa irónica. También cuestionó el rol de Jorge Lanata, aunque fue él mismo el que se prestó a la recordad entrevista, y hasta mostró una foto junto al periodista en su casa.

Su declaración continuará el próximo miércoles con las preguntas de todas las partes.