Las intendencias de peso que puede perder Cambiemos

El escrutinio definitivo en la Provincia no alterará los resultados y hay preocupación.

Luego de la paliza electoral del Frente de Todos a Juntos por el Cambio, en Provincia de Buenos Aires, quedaron cuatro intendencias de peso en el conurbano que el oficialismo podría perder.

Tres de Febrero, Lanús, Quilmes y Pilar son bastiones amarillos que si se repitiesen los resultados volverían a manos peronistas. El caso más sorprendente de todos es el de Lanús, donde hasta los propios opositores reconocen la buena gestión de Grindetti. Sin embargo, el magro arrastre en la boleta le jugó en contra.

Muchos, viendo los resultados de las PASO y apoyándose en algunos telegramas polémicos, apostaron al escrutinio definitivo.

Sin embargo, según averiguó este sitio, el escrutinio que se conocerá entre jueves y viernes no presentará mayores diferencias a las de las PASO.

No todo es el efecto nacional de voto bronca. También hay falta de pericia en algunas administraciones como la de Quilmes.

El peronismo sacó, sumadas las seis listas que se presentaron en la interna, más del 50 por ciento de los votos contra el 31 por ciento de Juntos por el Cambio, con la candidatura a la reelección del cocinero Molina.

En la interna del Frente de Todos se impuso con comodidad la camporista Mayra Mendoza, perteneciente a la esfera de Máximo K.

[socialpoll id=”2563856″]

En Pilar, el candidato del Frente de Todos , Federico Achaval aventajó por 15 puntos al actual intendente Nicolás Ducoté, quien tiene pocos logros para mostrar y en octubre con mayor polarización lo tendría muy complicado.

Se cree que Grindetti y Valenzuela tiene mayores posibilidades de municipalizar la puja y apostar a un segmento de corte de boleta.

Con esta realidad, quedará por ver qué hacen los intendentes en octubre. La especulación de jugar al corte boleta para retener sus municipios crece de manera exponencial y ya muchos no la disimulan.

Vidal se reunió con la mayoría de los y les sugirió que municipalicen la campaña para subir las defensas ante el voto anti Macri.