Roberto Lavagna nunca fue un político fácil de entrevistar. Algunos lo acusan de un exceso de ego y de falta de tacto para manejarse con los periodistas.

La necesidad de incrementar sus apariciones en los medios expuso otra vez los problemas del ex ministro de Economía para ser entrevistado y responder preguntas con un tono amable.

Entrevistado en el canal La Nación+, Lavagna se mostró molesto ante varias preguntas de los colegas. Tampoco le gustó que le muestren los resultados de algunas encuestas. 

Cuando la consultaron por la crisis de Alternativa Federal, dijo que “ya sabía” que muchos de los referentes estaban negociando con otros espacios.