Ya es un clásico: Lilita Carrió y un comentario desacertado sobre una persona que murió. Luego de su furcio con José Manuel De la Sota, la diputada se fue a la banquina en Santa Fe, donde promovía la campaña del radical José Corral. En esta ocasión, el chiste de mal gusto estuvo apuntado Carlos Soria, el gobernador de Rìo Negro que falleció en un confuso episodio.

“El Gringo Soria decía siempre ‘mi mujer me va a matar’ y al final lo mató”, lanzó la legisladora, sobre el ex gobernador de Río Negro, Carlos Soria, fallecido en enero de 2012. Lo curioso, además, es que el público presente festejó la “humorada” de Lilita.

Soria murió por un disparo en el rostro, en un confuso hecho tras festejar la llegada del nuevo año junto a familiares en su chacra ubicada en las afueras de General Roca, en la zona del Valle Inferior. En un primer momento, se dijo que Soria estaba en su chacra acompañado por su esposa y su hijo. Sin embargo, luego se confirmó que sólo lo acompañaba su mujer, quien fue demorada en la comisaría. Finalmente, Susana Freydoz fue condenada y está presa en el área psiquiátrica del penal de Ezeiza.

No es la primera vez que Carrió hace un comentario fuera de lugar sobre la muerte de un político. Hace un par de meses, durante un discurso en Cruz del Eje, dijo que “gracias a Dios murió De la Sota, porque ahí sabrían qué es una denunciadora”.