Los llamados de Cristina, tras el hallazgo de Guido Carlotto

La aparición de Guido Carlotto, el nieto de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, fue celebrada por todos. Pero lo que siguió después fue mucho manejo político. La entidad que preside Carlotto cambió abruptamente su visión de estos casos, en donde públicamente se pedía por la detención de los apropiadores. A los pedidos desde Abuelas de Plaza de Mayo para que la causa no quede en poder de la jueza María Servini de Cubría, se le suma un pedido de recusación de Clemente Hurban, padre de Guido Montoya Carlotto, a quien la jueza investiga por supuesto apropiador. Pero Cristina Kirchner no fue ajena a todo el proceso. Según pudo saber ExpedientePolítico, la Presidenta habría querido contactarse con las sobrevivientes de “La Cacha”, el centro clandestino de detención que funcionó en La Plata y donde estuvo detenida Laura Carlotto. Unas pocas sobrevivientes ya declararon en la causa y fueron quienes aportaron los datos claves sobre Laura, quien permanece desaparecida. La Presidenta no habría tenido éxito en su intento de tener contacto con las sobrevivientes ¿Motivos? No hay respuestas.