Martín Lousteau hace política debajo del agua. Tal como dice su libro, que despertó una serie de elogios y críticas, el diputado coquetea con el oficialismo y la oposición.

Más precisamente “está conociendo” a Mauricio Macri y mantiene reuniones junto a Roberto Lavagna, quien lo tienta con la candidatura en territorio porteño.

No tiene definido si jugará en la Capital Federal como candidato a jefe de Gobierno o Senador, o directamente como vicepresidente dentro de Cambiemos.¿Lo tapó el agua?

Al mismo tiempo, entre tantas indefiniciones, en las últimas horas sumó más incertidumbre cuando pidió una coalición más amplia que la del espacio oficial. Sus apariciones en la Rosada ya tienen mayor visibilidad. Dejaron de ser secretas. Coti Nosiglia auspicia el juego de ir por la vice presidencia mientras su mejor alumno, Giacobitti, parece ser refractario a sumergirse en la plataforma del oficialismo.

El libro de Lousteau es una muestra de su presente político y una gran metáfora de la realidad que lo circunda.

En tapa aparece sumergido y recoge elogios y recomendaciones de todo tipo de personajes públicos. Desde Facundo Manes hasta Ricado Alfonsín, pasando por Silvia Lospenatto.

En cambio, líderes de opinión como Marcelo Longobardi opinaron sarcásticamente del libro y sobre todo de la tapa. “No entiendo hacia donde va, alguien tan inteligente”, subrayó en eu editorial.

El nombre Debajo del Agua es comprador y marketinero. Quizás, viendo la cruda realidad la dirigencia lleva el presente a estar “Bajo Tierra”.