El próximo viernes 26 de julio arranca el campeonato de fútbol y mientras los clubes compran y venden jugadores, el movimiento también se traslada en las cabinas de transmisión. La novedad de este mercado de pases es que Matías Martín daría un paso al costado.

La continuidad del comentarista, en las transmisiones oficiales, cuelga de un hilo. Si bien Matías Martín ya manifestó que no quiere seguir, desde TNT intentan convencerlo y la decisión, a sólo 10 días del arranque de la Superliga, es una incógnita.

¿Por qué se quiere ir? Dicen que se cansó del ambiente del fútbol y no se siente cómodo. Cuando va a la cancha de River, los hinchas del Millonario lo tildan de “bostero”. Y cuando va a la Bombonera, los fanáticos locales le refriegan que sea de River. Según testigos lo insultan muy seguido.

La polémica se traslada en las redes sociales y el conductor de la Metro tiene temor en perder un perfil de pibe simpático para la clase media cool.

Matías Martin es un reconocido hincha de River, se sabe. Así y todo, siempre mostró objetividad a la hora de analizar un encuentro. Incluso, dicen algunos, es más exigente con el cuadro de sus amores que con el rival de toda la vida.

Pero hay cosas que a Matías Martin no le gustan. En la última temporada, un grupo de hinchas de Boca armaron un grupo para pedir su salida. Argumentaron comentarios “tendenciosos” que no iban de la mano de la “objetividad y templanza que la ética de tal profesión demanda”.

La realidad es que esa movida no llegó a nada, pero sí es una de las cuestiones que el periodista tiene en la cabeza y podría inclinar la decisión final.