Finalmente se develó el misterio. Miguel Ángel Pichetto será el candidato a vicepresidente de la Nación por el oficialismo y acompañará a Mauricio Macri en la fórmula.

Una decisión que tomó de sorpresa a muchos y pateó el tablero político. El senador, que habló en la Cámara Alta y contó que rápidamente aceptó la propuesta, tiene una larga trayectoria en política, dentro del peronismo y siempre se mostró como un garante de gobernabilidad.

La gran incognita es :¿Cuantos votos podría aportar? La competencia electoral nunca fue su fuerte . En Río Negro perdió siempre con sus rivales internos del peronismo.

Nacido en 1950 en la Provincia de Buenos Aires y recibido como abogado en La Plata, Pichetto se instaló en Río Negro, donde desarrolló toda su carrera política. Obtuvo su primer cargo electivo como concejal en Sierra Grande en 1983 y a partir de ese momento tuvo un largo recorrido en el Congreso de la Nación.

Fue diputado nacional desde 1993 hasta 2001 y luego recaló en el Senado hasta nuestro días, donde construyó poder propio y se transformó en un garante de gobernabilidad.

Primero lo hizo durante el kirchnerismo cuando presidió la bancada K durante 10 años y defendió a capa y espada todas las leyes que votó el FpV. Siempre se mostró como un dirigente político orgánico que estaba dispuesto a todo con tal de transformar en ley lo que el Poder Ejecutivo pedía. Incluso acusó de traidor a Julio Cobos en aquella noche del “voto no positivo”.

De 2015 en adelante conformó su bloque propio en el Senado y fue un contrapeso dialoguista para Cambiemos. Se diferenció rápidamente de su pasado K y se mostró siempre como garante de la gobernabilidad del Gobierno de Mauricio Macri. Acompañó en leyes clave y dejó frases para la historia como “nos tocó la ingrata tarea de votar esto”.

Poco tiempo después comenzó a ser noticia por algunas frases polémicas sobre los extranjeros y se ganó la simpatía de varios.

Todas las leyes que se votaron en el Senado desde el 2015 hasta hoy tuvieron su apoyo, salvo la del aborto. El de Río Negro votó a favor y aseguró que se trataba de un signo de modernidad.

Estoy convencido que la Argentina, cuando podamos votar este tema, entrará definitivamente en la modernidad y en un proceso de equidad, un poco más de lo que hoy todavía se vive“, dijo.

En los últimos meses, se mostró crítico del rumbo económico del gobierno, pero siempre constructivo. Como el denominado “peronismo racional”.

Intentó armar Alternativa Federal sin éxito y terminó aceptando la propuesta de Mauricio Macri. Pichetto dejó en claro que en estas elecciones se juega un sistema político económico entre el capitalismo y un populismo socialista representado por el kirchenrismo.

La elección de elegirlo como candidato a vicepresidente estuvo avalada por Elisa Carrió y la UCR. Se trata de un dirigente peronista que siempre apostó por la gobernabilidad y que es bien recibido por los mercados.