Muchos dirigentes del fútbol temen lo que pueda venir a partir del 2015

En la AFA hay mucho ruido, y pocas nueces. Tras la muerte de Julio Grondona, hubo aceptación general de los dirigentes para que Luis Segura tome el fierro caliente, al menos hasta octubre del 2015, fecha en la que habrá que elegir a las nuevas autoridades. En la AFA, y también en el país, dato no menor. En las oficinas de la calle Viamonte nadie levanta la mano para ser el sucesor post 2015. Muchos especulan con lo que sucederá con la presidencia nacional. ¿Por qué? Los dirigentes especulan y no quieren quedar pegados. Temen que el nuevo presidente meta mano en el Fútbol para Todos y achique el presupuesto económico.Los derechos de televisación serán un tema clave, más allá de la pelea por la diferencia de números entre equipos grandes y los denominados chicos. Todos los clubes tiene dirigentes que están unidos a referentes políticos. Pero, al menos por ahora, nadie se anima a pegar el grito y asumir la responsabilidad. “Están especulando con las elecciones presidenciales; mientras tanto que siga Segura”, dicen en los pasillos de la AFA