Ofelia Wilhelm dejó una impronta muy fuerte en el club Gimnasia Esgrima. Siempre lo llamaba a Pedro Troglio para recomendarle algunos retoques en el equipo, a modo de cábala. El ex Dt del Lobo la recordó con mucha emoción.

 

“Ofelia es la hincha número uno. Me llama después de cada partido. Es una genia”, contó alguna vez Pedro Troglio.

Siempre siguió de cerca el derrotero del club de sus amores, desde las gradas de la popular o la comodidad del Palco nunca dejó de alentar al conjunto . Tal fue su fanatismo que incluso quiso conducir los hilos del club y se metió de lleno en la política de la institución.

Tras la muerte de su madre, Cristina decidió emprender el viaje a Cuba para reencontrarse con su hija Florencia. La muerte de Ofelia caló hondo en la familia Kirchner, ya que era una abuela muy cercana, a tal punto que Máximo vivió un tiempo en la casa de la Cudad de la Plata.

Ofelia siempre guardó un bajo perfil en la política, salvo cuando ocurrió la inundación en la ciudad platense cuando en el 2013, aquellos trágicos 2 y 3 de abril, sufrió en carne propia la inundación.

Su casa se encontraba en Tolosa, una de las zonas más golpeadas por las intensas lluvias. La fortuna, sin embargo, hizo que viviera en una calle con pendiente y no fue completamente tapada por el agua como ocurrió en muchas otras casas de los alrededores.