Opositores denuncian polémico fin de semana de Massa en una casa de Vila

La noticia circuló por pocos medios y sobre todo en las redes sociales. Ocurre en instancias que la compañía EDENOR pugna por un aumento de tarifas.

Amistades en negocios y política son en principio poco recomendables para la transparencia institucional. Nadie puede aseverar que el Grupo Vila hayan tenido facilidades para la compra de Edenor a raíz de la vieja amistad con Sergio Massa.

El tema se reflota por parte de sectores opositores y periodísticos debido a un fin de semana de descanso que habría pasado la familia Massa en la residencia que los Vila poseen en Mendoza.

Uno de los más activos críticos fue Eduardo Feinmann, ex periodista de América, quien estando adentro del Grupo Vila se animó a disentir sobre el alineamiento del empresario con sectores del oficialismo.

 

Sectores parlamentarios opositores estudian avanzar con una cuestión de privilegio por un conflicto de intereses entre el titular del cuerpo y los temas de materia energética.

La visita de Massa a la residencia de los Vila, mientras estos están de paseo en el exterior, ocurre en momentos que el ministro Guzmán puso en agenda la posibilidad de otorgarles un segundo aumentos de tarifas al sector energético, que llevará el alza a dos dígitos anuales. “Si aumentamos un solo dígito estaríamos incumpliendo el presupuesto y eso no lo vamos a hacer“, señaló.

José Luis Manzano dejó su participación en el Grupo de medios para abocarse de lleno al gerenciamiento de Edenor. Una empresa deficitaria en los papeles pero que promete tener un próspero recupero.