El programa de Mauro Viale tuvo la primicia. Habló por primera vez la hija del gitano Fernández, a la que los investigadores ponían como amante del asesor del diputado Olivares. Se señalaba que una familia desgarrada por descubrir el supuesto romance decidió ejecutarlo cerca del Congreso.

“Esa señora, Patricia Bullrich, inventó una mentira sobre que mantenía un romance con la víctima, yo nunca lo conocí”, señaló Estefanía.

“En la comunidad gitana no es posible acostarse con cualquiera como hicieron creer”, apuntó ofendida la joven, que tiene dos hijas.

“Yo no sabia quién era”, agregó sobre el asesor Miguel Yadón.

Estefanía estuvo presa en el penal de Ezeiza hasta que se la desvinculó del móvil, que hoy sigue siendo una incógnita. Según la familia gitana, los disparos tuvieron que ver con Juan José Navarro Cádiz, al que acusan como una persona peligrosa que anda en las drogas.

Siguiendo con este argumento, el gitano Fernández se habría escapado de la escena del crimen por miedo y presionado por la familia de Cádiz.

La mInistro pasó de la especulación de crimen político a un objetivo personal contra Olivares.