El jefe de la barrabrava de Boca, Rafael Di Zeo, no pierde las esperanzas y sueña con ver la final de la Copa Libertadores en el Bernabéu. Por ahora no está habilitado pero estamos en la Argentina.

El impedimento es que “El Rafa” está dentro de la lista de violentos a los que se les aplica el derecho de admisión en las canchas argentinas. Esto mismo regirá en Madrid el próximo 9 de Diciembre, momento del eterno partido que se disputara en Madrid.

Por esa razón, se lo vio a Di Zeo recorriendo despachos de tribunales, buscando una solución a su problema. Es que él sabe que en la justicia todo es posible. Ni bien salió de la cárcel, empezó a trabajar en un estudio jurídico.

Anoche se lo vio con un rol protagónico en la despedida al plantel: ordenó junto con la policía el banderazo de despedida a los jugadores.

Lo cierto es que Rafael Di Zeo quiere obtener el permiso para entrar al Bernabéu. Si lo consigue, se subirá inmediatamente a un avión rumbo al viejo continente. Está contra reloj.

Otros cabecillas de la primera y segunda línea de la barra que no están en la lista de prohibidos, ya tienen su pasaje y su entrada. ¿Cómo lo consiguieron? No tiene importancia.

Aparte, trascendió una fuerte disidencia en el sistema político por la ley anti barra brava que envió el Ejecutivo al Congreso en las sesiones extraordinarias. ¿Por qué será?