Por la amenaza de Pablo Moyano, el intendente de Quilmes recibió el apoyo de Cristina

La decisión de Francisco “Barba” Gutiérrez de municipalizar el servicio de recolección municipal de basura, que estaba en manos de Covelia, la empresa vinculada a los  Moyano, tuvo sus consecuencias. “Si en Quilmes tiene que haber un muerto, va a haber uno, dos o tres muertos“, amenazó el nene malo de los Moyano, Pablo, quien lanzó un paro por tiempo indeterminado que afecta hace varios días a los vecinos de Quilmes. Y agregó: “Es un caradura que viene del movimiento sindical y hoy está imponiendo una política en contra de los trabajadores. Quién se comunicó con Gutiérrez. 

La reacción fue tan negativa que hasta su padre tuvo que desmarcarse, al menos en público. “Lo que dijo Pablo nadie lo comparte. Cuando la gente pierde el trabajo entra en desesperación”, señaló el titular de Camioneros.

Para el intendente, la declaración de guerra fue bienvenida desde lo político. En las últimas horas, según revelaron fuentes de la Municipalidad a ExpedientePolítico, Gutiérrez recibió el apoyo de Cristina Kirchner, del jefe de Gabinete Jorge Capitanich  y de la diputada Mayra Mendoza, representante de La Cámpora.

También se comunicaron varios ministros del gabinete nacional y autoridades de la Federación Argentina de Municipios (FAM).

Mientras se acumula la basura en Quilmes, el intendente dijo que están aseguradas las fuentes laborales, siempre y cuando los trabajadores abandonen el sindicato de Camioneros. “El lunes 5 se lanzará el servicio municipal, con o sin los empleados de Covelia”, dejaron trascender sus colaboradores.

Covelia maneja el servicio de recolección de 17 distritos, donde representa hasta el 60% de los presupuestos municipales. Su titular, Ricardo Depresbiteris, supo exhibir su fortuna en los medios. Hace poco tiempo compró un avión valuado en 5 millones de dólares.

Hasta ahora nunca se pudo probar en la Justicia su vinculación con los Moyano, pero la reacción de Pablo es una muestra más de las relaciones.