Por qué Cristina no criticó a la jueza Figueroa

Los motivos de un tratamiento especial de la vice presidenta hacia una magistrada.

En la audiencia ante la Casación, Cristina Kirchner acusó a los jueces de Comodoro Py de perseguirla durante y después de sus ocho años de gobierno.

La vicepresidente no tuvo ningún problema en apuntar, con nombre y apellido, a los camaristas Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, pero evitó mencionar a Ana María Figueroa.

“No voy a pedir mi sobreseimiento, voy a pedir que apliquen la ley”, aclaró Cristina al tiempo que recordó que los camaristas, especialmente Petrone, confirmaron todos los fallos en su contra de las diversas denuncias.

La vicepresidenta también le recordó a Petrone que él rechazó un recurso extraordinario presentado por el kirchnerismo para investigar la actuación de Federico Sturzenegger justamente en el Banco Central.

Pero Cristina excluyó de las críticas del lawfare a Ana María Figueroa, la tercera integrante de la sala que la escuchaba vía Zoom, porque ella fue una de las juezas que aseguró que “la mesa judicial macrista” existió.

Figueroa denunció que Juan Bautista Mahiques, ex subsecretario de Justicia de Macri, era el encargado de presionar a los jueces díscolos: en su caso, para dejar firme el fallo que declaraba inconstitucional el pacto con Irán.

El resto de Comodoro Py, para Cristina, era la trinchera del lawfare.