Stiuso dice que Bogado no trabaja para él

La guerra de espías que estalló por el caso Nisman sigue escalando posiciones. Una fuente que dialoga habitualmente con Horacio “Jaime” Stiuso le dijo a Clarín que el ex jefe de Operaciones de la SIDE no conoce a Allan Bogado, el supuesto agente de inteligencia denunciado como parte del encubrimiento sobre el atentado a la AMIA.“No era un hombre que dependía de él, nunca tuvo trato con Bogado”, afirmó ayer una de las pocas personas que habla con Stiuso. Esta semana, Bogado presentó ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi un acta ante escribano, del 23 de enero, en la que asegura que cumplía tareas para Stiuso desde afuera de la Secretaría de Inteligencia. Stiuso lo niega. Es más, cree que Bogado responde a Fernando Pocino, el hombre que sobrevivió a la purga en la ex SIDE y que tiene un vínculo estrecho con la presidenta Cristina Kirchner.

Bogado también entregó a la Justicia capturas de pantalla de un teléfono con el contenido de una conversación entre Fernando Esteche, otro de los acusados por Nisman, y Cristian Raff, un ex empleado del PAMI que ahora trabaja en el massismo. En las capturas, a las que accedió Clarín, Raff le pide a Esteche que no lo nombre como el nexo con Bogado.

El líder de Quebracho ya había dado su nombre, horas antes, en una entrevista con radio Del Plata. “Ahí me escribió un amigo que me nombras te? (sic) Mira que el que te presento a allan fue porcaro”, dice Raff en esa charla del 21 de enero. Y agrega: “Si podes evita me De nombrarme (sic)”. El objetivo es claro: involucrar a Bogado con Porcaro, un operador histórico del kirchnerismo (ahora un tanto relegado por Cristina).

Porcaro no niega esa relación. Así lo declaró ante el juez Luis Rodríguez, que investiga una denuncia de Stiuso contra Bogado desatada por una investigación de Clarín sobre los oscuros negocios en la Aduana vinculados a la ex SIDE. Ese magistrado intenta determinar quién es Bogado. Ya le preguntó al Ministerio de Seguridad si el espía cumplía tareas de inteligencia en alguna fuerza de seguridad. Todos los oficios dieron respuesta negativa, pudo saber este diario en fuentes judiciales.

Bogado está recluido y con custodia hace más de un mes. Stiuso no aceptó nunca una custodia (sí para su familia) y también busca mantenerse “no visible” luego de su declaración ante la fiscal Viviana Fein. Ambos dicen que temen por su seguridad. Aunque se apagaron los ataques oficiales contra Stiuso, y crecen los rumores de una tregua, el Gobierno sigue los pasos del ex espía y estaría detrás de sus supuestas cuentas bancarias en el exterior. Ese parece el próximo capítulo.