El fiscal “rebelde” va perdiendo apoyos entre colegas y jueces de Comodoro Py, quienes ya ven agotada su estrategia de no presentarse en el juzgado de Dolores por la causa de supuesto espionaje paralelo.

Algunos que lo apoyaban en silencio están preocupados por las repercusiones del tema y la exposición que están teniendo esa órbita de la justicia. “La gente no sabía que teníamos fueros y ahora sí…“, se confesó otro fiscal en las escaleras de los tribunales de Comodoro Py.

Un sector de la política oficialista y de los juristas opina que lo más lógico es que Stornelli se pida licencia y así queda salvada de los ataques y conspiraciones la causa de los cuadernos. Por ahora, el fiscal le dice a sus amigos que se quedará para resistir. 

El gobierno bonaerense se distanció de la lógica de la defensa irrestircta al ex ministro de seguridad de Scioli. Y Santilli dijo que correspondería que se presente.

A todo esto, se conoció el escrito de 28 carillas sobre la declaración de rebeldía del juez Ramos Padilla. Surge del mismo que Stornelli consideraba a D´Alessio un informante de la  DEA. Que el imputado le habría propuesto hacer acciones extorsivas contra Gonzalo Busa Doval, ex directivo de PDVSA  Argentina.

Bajo presión hicieron que Doval fuera a declarar el último 4 de febrero. A través de ese relato, se lo comenzó a llamar  “el arrepentido de PDVSA”. En los mensajes telefónicos entre ambos se cuenta el detalle de la “operación”.

Cuenta la pesquisa del magistrado que el “arrepentido” fue llevado por D’Alessio ante Santoro para que le realizara una entrevista, en contra de su voluntad. D´Alessio también se refería al ex directivo como “el Centeno de PDVSA”. Stornelli contestaba los mensajes de whatsapp con un “ok gracias”.

El escrito cuenta un raid mediático en el que D’Alessio ofició de presentador del “arrepentido” entre varios periodistas.

A la vez, la supuesta coacción organizada apuntaba a otros letrados como el Dr. Javier Landaburu, porque el abogado “tenía la voluntad de efectuar una presentación ante escribano público señalando que el fiscal Stornelli había coaccionado y agredido verbalmente a Paolo Rocca y Carlos Wagner”, dos empresarios procesados en el caso cuadernos.

Aparte, se dice que otra “víctima” sería el ex secretario presidencial Pablo Barreiro, a quien le pidieron 250.000 dólares para descomprimir su situación. La reunión se habría realizado en la reconocida confitería Tabac, de avenida Del Libertador.

Resolución de Ramos Padilla by on Scribd

Finalmente se detallan las acciones coercitivas contra el empresario Etchebest, denunciante original del escándalo. En síntesis, Ramos Padilla considera que Stornelli y D´Alessio constituyeron una asociación extorsiva que se valieron de instrumentos de espionaje ilegal y contactos de divulgación de noticias a través de periodistas amigos,