En medio de la evocación por la gesta de Malvinas, la Presidenta no descuida los próximos pasos sobre la compañía petrolera. En las próximas horas se podría negociar la salida de la pata Ibérica. El número uno del holding, Antonio Brufau, se sentará a negociar con el vice ministro de economía, Axel Kicillof, que tiene instrucciones de ser inflexible sobre el tema inversiones. La novedad es que desde el armado jurídico, Roberto Dromi pasó a tener un protagonismo excluyente, ya que la movida del avance del Estado tiene ciertas espinas en el camino. El empresario Carlos Burgheloni sería la pieza privada para cerrar la operación de más control sobre  Repsol-YPF.