Un periodista alemán denunció haber sido detenido y torturado por la Policía de Neuquén en la localidad de Añelo por haber documentado el basurero a cielo abierto de la empresa Treater Neuquén SA, donde se depositan los restos de la actividad extractiva de Vaca Muerta.

El reportero Stefan Borghardt, de 28 años, también denunció que se le secuestraron los equipos con los que documentó la actividad en el basurero, que cuenta con una demanda penal por parte de Greepeace y la Confederación Mapuche por no cumplir los estándares mínimos ambientales.

“Llegamos al calabozo y yo me encontré rodeado por unos cinco a siete oficiales, no me acuerdo bien, fue todo muy turbio y atemorizante para mí”, relató Borghardt.