Una venganza de gitanos. No es el título de una novela sino la hipótesis más firme del crimen a un asesor, a metros del Congreso. Los investigadores creen que Juan Fernández, alias El Gitano, no resistió la relación amorosa oculta que mantenía su hija, casada con un bailarín, y el asesor del diputado Olivares, Miguel Yadón.

Fernández acaba de ser detenido en Entre Ríos. En esa provincia vive la pareja de su hija, un bailarín de flamenco. La joven también fue demorada porque se cree que ayudó a su padre a escaparse. En su departamento encontraron un pantalón con restos de pólvora.

Del otro lado también había una relación oculta porque Yadón estaba casado. Pero se habría enamorado de la joven.

A todo esto, el diputado Olivares, que sigue peleando por su vida, conocía los detalles de la relación sentimental de su amigo pero nunca pensó que llegaría hasta tanto.

Fernández , el jefe del clan gitano, sigue a rajatabla la tradición de la dote , que significa el pago del novio y de futuro esposo, a la familia de la novia, para una boda acordada. El asesor interfirió en este pacto de sangre.