EL presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, festejó con los jugadores del Palmeiras el título del campeonato del fútbol carioca. Lo hizo con su clásico gesto de simular tener revólveres en las manos.