El caudillo que le abrió la “Puerta” a Pichetto

Ramón Puerta es el ideólogo de la fórmula. La reuniones con Macri y el ahora candidato a vice.

La historia detrás de la fórmula presidencial que sacudió el tablero político tiene mucho más que dos días. Empezó hace semanas y tiene como protagonista a un viejo conocido: Ramón Puerta.

El ex presidente (estuvo en el poder 3 días), tiene llegada directa a Mauricio Macri. “Lo escucha”, dicen quienes más de una vez lo vieron entrar al despacho presidencial. Puerta nunca hizo alarde de esa llegada, pero siempre aconsejó a Macri, en reuniones cara a cara y a través del teléfono desde Madrid, donde Puerta tiene a cargo la embajada Argentina en España.

El misionero veía desde Europa con mucha preocupación los resultados en la elecciones de las diferentes provincias, que ponían a Cambiemos en una situación complicada.

Hace unas semanas se instaló en Buenos Aires y empezó a pensar una estrategia para proponerle al presidente. Macri tenía que abrirse y para eso era importante sumar a un peronista con las características de Pichetto. Tenía a su favor que esa estrategia había funcionado en Misiones, donde peronistas y radicales armaron un frente sin problemas. Esa coalición casualmente se llama Juntos por el Cambio.

Puerta llamó a Pichetto y le contó su idea: “Le voy a decir a Macri que te ponga de Vice”. El rionegrino vio con buenos ojos la iniciativa, pero la advirtió que la idea iba a ser resistida por un sector de Cambiemos, más puntualmente por Marcos Peña.

Puerta ya había pensado en eso y se valió de sus contactos políticos para abordar también por ese lado. Llamó a referentes del “Cambiemos” de la primera hora entre los que estaban Miguel Angel Toma y los puso a trabajar. Fue un movimiento de pinzas para que la propuesta llegue al mismo tiempo, por varios lados.

Puerta fue el encargado de hablar con Macri y explicarle en profundidad las razones. Macri, como siempre, lo escuchó. Luego quiso saber qué hacia falta para que esto se concretara. Puerta fue directo: “Sólo falta que lo llames”.

El llamado se hizo el lunes y Pichetto, aunque aceptó de inmediato, se tomó 24 horas para acomodar las cosas y hacer el anuncio como a él le gusta.

Así se construyó la fórmula Macri-Pichetto. Pura política. La nueva coalición llevará el mismo nombre que el partido que armó Puerta, junto a su hijo Pedro, en Misiones y que sirvió de laboratorio para llevarle al presidente un ejemplo de que podía funcionar: Juntos por el Cambio.