Algo que nadie tiene en cuenta por estas horas es analizar quién quedó a cargo en forma provisoria de la Procuración General ante la renuncia de Righi. Se trata del fiscal procurador más antiguo de la casa: Luis Gonzales Warcalde. Este funcionario judicial tiene interesantes antecedentes. Fue desginado en la época de Menem por ser marido de la diputada Marta Alarcia, menemista de la primera hora. Además es autor del polémico dictamen que favoreció a Menem por la causa Armas, en el que entendió que la asociación ilícita se configura solo cuando hay un acuerdo previo de las partes para cometer delitos. Siempre tuvo una relación de amistad con el ex fiscal Romero Victorica, y en ese contexto lo favoreció en el caso García Belsunce, al no sancionarlo como encubridor ya que destacó que el fiscal actuó como “amigo de la familia”. Este hombre estará quizás cerca de un mes frente al cuarto poder. Después vendrá Reposo, si el oficialismo consigue los 2\3. Ese será otro capítulo.