El micro de Boca partía rumbo a Ezeiza en medio de un multitudinario banderazo que podía poner en riesgo la salida del vuelo del plantel hacia Madrid. Cuando la Policía no podía poner los límites, aparecieron en escena los dos líderes de la barra brava para poner orden y manejar el improvisado operativo de seguridad.

Rafael Di Zeo y Mauro Martín encabezaron la caravana de Boca. Fueron ellos los que se ubicaron por delante del micro y le indicaron al chofer cuándo avanzar y por dónde debían dirigirse. A su alrededor, claro está, otros barras hicieron de pared para que ningún hincha se pudiera infiltrar.