En la ultima semana de diciembre, la Cámara Federal benefició al empresario Alfredo Coto y a su hijo Germán con falta de mérito en la causa donde estaban procesados por el hallazgo de un arsenal en el subsuelo de uno de sus supermercados de su cadena en el barrio de Caballito.

En el lugar había, según figura en la causa,había 227 granadas, 41 proyectiles de gases, 27 armas de fuego, más de 3000 municiones, chalecos antibala, cascos y escudos tácticos.

En su defensa, Coto argumentó que esas armas eran propiedad de las fuerzas de seguridad y que las habían guardado ahí de manera preventiva antes posibles saqueos. Pero el juez Sebastián Ramos lo procesó en octubre pasado. 

Ahora, los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens revocaron los procesamientos y embargos y ordenaron nuevas medidas de prueba, según publicó el sitio “Justiciadeprimera”

Los elementos de prueba hasta aquí colectados no resultan aún suficientes para achacar las falencias e irregularidades detectadas en el ámbito relativo a la logística de seguridad a aquellos quienes, al día de hoy, no sólo ocupan la máxima jerarquía, sino que además se encuentran en un proceso de constante crecimiento y expansión que, en principio, los aleja de las funciones que en el contexto de este proceso fueron quebrantadas y que guardan relación con las conductas que probablemente hayan asumido aquellos que debían velar por el cumplimiento adecuado de la seguridad de la estructura comercial de la firma”, sostuvo el fallo.