El ex gobernador neuquino, Jorge Sapag, desmintió que su provincia haya permitido la instalación de una base militar China, tal como dejaron trascender servicios de inteligencia norteamericanos.

En el blog Humanidad, Sapag consideró un disparate la versión y agregó que lo que se hizo durante su gestión fue un acuerdo para ubicar un radar y que lo demás “es un cuento chino”.