En su alegato final, Aldana se victimizó y se autodefinió como “un trofeo K”. Lo cierto es que antes de ser denunciado y detenido, el cantante era un activo militante ultra K.

Era habitué del programa “678” y opinaba sobre todos los temas. En una oportunidad, tuvo un lugar protagónico en el programa, sentado junto a Estela de Carlotto, opinando sobre la Ley de Medios K y reconociendo los logros de Sabbatella frente al AFSCA.

Aldana fue el encargado de ponerle música al discurso de Nestor Kirchner ante el Parlamento, cuando asumió como Presidente de la Nación en el 2003. Valiéndose de la frase “Vengo a proponerles un sueño”, el cantante hoy preso por abuso, le puso música con toda la impronta de su banda y logró que se convocara a las principales figuras identificadas con el gobierno K a cantar la canción. Ese videoclip fue uno de los principales Spots publicitarios del final del kirchnerismo.

Su defensa del relato K le valió a Aldana un lugar en la lista de diputados nacionales en el 2013, cuya cabeza era Juan Cabandié. También se ganó varias fotos con la actual candidata a vice presidenta de la Nación, Cristina Kirchner.

Los repudios por parte de la militancia K brillaron por su ausencia. Incluso en 2016, cuando se conocieron las denuncias, muchos identificados publicamente con el kirchnerismo, salieron a bajarle el precio a las acusaciones contra Aldana.

Fue el caso de la periodista Mariana Moyano, quién en aquel momento hizo una polémica defensa del cantante de “El Otro Yo” en su cuenta de Twitter.