Una empleada fue la última víctima del ascensor del terror que aqueja al Concejo Deliberante del partido de San Martín. La señora salió en silla de ruedas, tras largos minutos de rescate, con un ataque de pánico.

Todos se preguntan qué espera el presidente del Cuerpo, Diego Javier Perrella, que hace oídos sordos a constantes reclamos para que repare el ascensor. También sería ideal que existan las rampas para discapacitados.

Perrella entró por la puerta de atrás como titular del Concejo ya que fue parte de un pedido de Katopodis a Vidal y no tiene el respeto de los demás miembros del organismo legislativo.